miércoles, 21 de noviembre de 2012

Cloud me tender. Nicolás Sánchez y Lorenzo Sanjuan. Periferias 2012*


Llegan las bicicletas. Pegamos la nariz al cristal antes de entrar y una nube con forma de hipopótamo nos sonríe desde uno de los ángulos de la sala. Fuera hace frío, hay conatos de niebla y no se nos ocurre un tiempo mejor para ver esta exposición.

Aunque dentro de la sala es verano, uno de esos días de nubes y claros. Pero ni rastro de cúmulos, estratos, nimbos y cirros. Aquí las nubes son otras cosas. Con nuestro artista favoritisimo de nuestro lado, las ideas no pesan, no están atadas a técnicas ni formatos. Son etéreas sin h, surgen, flotan, se precipitan y mueren. Cloud me tender, cloud me true. Una delicia de exposición para todos los que gustamos de estar a menudo en las nubes. Mil detalles pequeños, los perros de Curro incluidos.

Cloud me tender, cloud me sweet... Dulce como una nube. Postales plateadas y un vinilo sin pegar. Una diana deconstruida. Sigue el hilo, hasta el principio. O hasta el final, eso no es importante. Lo más importante es a veces lo que el ojo descuidado no vé. Palabras escondidas y letras que se escapan. Mejor nos vamos a otro planeta, que este ya no vale. Never let me go.

-Quiero a las nubes..., a las nubes que pasan... por allá.... ¡a las nubes maravillosas! 
 El extranjero. Charles Baudelaire.


*Post conjunto e inconexo. Adivina quién es quién.

lunes, 19 de noviembre de 2012

jueves, 15 de noviembre de 2012

Foto Finish

Se acabó. Toc, toc, toc. Olvida. Oliva. Responde cortésmente las cartas que quedaron sobre la bandeja. Haz el favor de salir a la calle. Sonríe en el supermercado, ignora al personal de la frutería, mueve tímidamente la mano al pasar frente a la cristalera de banco, cuidado con el viento al girar la esquina. Recuerda mover un pie detrás de otro. Camina. No puedes esperar a que las azaleas bajen más de precio. Algún día habrá que comprarlas. Camina.

   

Por fin en casa. Dale dos vueltas a la llave y déjala puesta por dentro. Apaga la radio, siguen a vueltas con la misma pregunta. ¿Y ahora qué?. Cortarse las uñas, meter las camisas en cajas blancas, descolgar los cuadros, dejar el piso pagado, emparejar los calcetines, planchar las mallas color carné-negra, separar y bajar la basura. Hola, tele, encender. Buscar en internet donde coño se compra una pistola. Anotar en un papel el número de la pianista acompañante. Doble toe loop. Inventar algo ¿serás capaz de hacerlo usando ceniza?. De algo te servirán tus lecciones de carburundum. Y si todo falla, tengo preparada una nueva cabeza. No te lo tomes tan a la tremenda. Hacía falta. Reset. Back from start again.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Hidrogenesse en Periferias 13.0


Aquella noche. Vamos a hacer un post de remember a muchas voces. Redios que frío. Vamos a quitarnos de la puerta. No me ha dado tiempo de hacer el cartel de Christopher. Déjame un guante que se me hiela la mano. Si vendiéramos discos no estaríamos aquí pasando este frío.  Ahora el del turbante va a hacer de muerto. Le he tirado el rabo en medio de la plaza de toros. No me creo que no nos digan que no hay nada más triste que lo nuestro. Excuse me, are you Miss Pussycat?. ¡Ay si! no me acordaba, eso era por mis orejetas y por que me encontraba como una yonqui en la entrada del camerino de Janet (la J de su botas era maravillosa) Chang esperando otra foto. Menudo peregrinaje que hicimos al camerino, nosotros y otros tantos ¡eh!. La continuidad no la hacia Janet. Eran los otros que actuaban en medio de su chow. Ahora llegan las chicas del matadero. Yo esta música no la entiendo, ¡esa que canta tiene que ir al médico!. Que no, que yo no tengo desarrollado ese gen, no entiendo nada. Odié al ultimo dj porque creo que nos fuimos en mitad de su concierto. Pues a mi no me disgusto del todo. Además bajo su música conocí a la Amy Winehouse de Tudela. Pobreta que la había dejado su novio. Y ella aún le quería. Ala ahora coge la bici y para casa. Algunas se han ido en taxi. Que grupo más diverso. Salimos poco...